viernes, 2 de junio de 2017

Escapada Relax En Menorca

Cala Turquesa hace honor a su nombre.

20-24 MAYO 2017
Con @alicia_mendez81

Quien me conoce ya sabe que no soy fan de la playa, pero desde que fui a Conil (Blog) tengo que decir que cada día me gusta más.
Aprovechando una oferta de Vueling, nos fuimos a Menorca. Un destino que hay que visitar fuera de temporada.
Si quieres disfrutar del agua azul turquesa del Caribe pero no quieres irte tan lejos, no lo dudes, este es tu destino.

Día 1

Llegamos a medio día al Aeropuerto de Menorca, donde recogimos el coche de alquiler que habíamos reservado con antelación y pusimos rumbo a Ciudadela.
Cuarenta minutos después nos encontrábamos en los Apartamentos Sol Ponent (Booking), situados en Cala Blanca.
Después de comer en Il Vespro (TripAdvisor), paseamos por un sendero en torno a Cala Santandria al actual llegamos desde el mismo hotel caminando por el acantilado que da al mar.

Prometo que no hay Photoshop en este color de agua.

Allí disfrutamos de la puesta de sol (Instagram) y regresamos al apartamento.

Día 2

La noche anterior decimos que hoy visitaríamos Mahón, pero antes paramos en Es Mercadal y subimos al Monte Toro desde donde se divisa toda la isla de Menorca . Enseguida nos llamó la atención el pueblo de Fornells, de viviendas blancas situado en el extremo de una “península” que forma una especie de laguna de mar salada. Tras observarlo desde la altura, lo apuntamos en los pueblos que visitar.

Antes de llegar a la capital todavía paramos una vez más. Esta vez en el yacimiento prehistórico de Tatalí de Dalt. Aunque lo más fotogénico es la taula, lo que más me gustó sin duda es poder acceder al interior de las antiguas cuevas del yacimiento a través de unas pequeñas puertas, teniendo que permanecer agachado incluso en el interior.

Tauka y Talayot de Dalt.

Una vez en Mahón paseamos por el puerto y llegamos hasta la Fortaleza de La Mola (o Isabel II), en la cual no llegamos a entrar. De camino nos asomamos a Cala Llonga, urbanización de lujo situado enfrente de Mahón.
Como la capital tenía poco más que ver, o nosotros no supimos encontrarlo, decidimos aprovechar la tarde visitando el Faro de Favàritx enclavado entre piedras de pizarra en un paisaje que parece volcánico.

Nos encantó el entorno geográfico del faro.

De regreso pasamos por Fornells, el pueblo que habíamos divisado desde lo alto del Monte Toro, donde nos sorprendió el agua tan cristalina incluso en el propio puerto pesquero, donde normalmente se encuentran sucias y turbias.

Día 3

Después de recorrer la isla en coche, decidimos pasar este día de relax en la Cala Macarella, una de las mejores según todas las guías y blogs que consultamos. Para nuestra decepción, el agua no se encontraba limpia aunque si pudimos vislumbrar el azul profundo a lo lejos.
A pesar de ello, es una cala que nos gustó mucho (Instagram).

Seguro que Cala Macarella ha tenido días con el agua en mejor estado.

Por la noche bajamos a Ciudadela. Aparcamos junto a la Plaza de Alfonso II El Conquistador e iniciamos el paseo por el eje peatonal de la ciudad hasta la Plaza des Born y el Ayuntamiento, dejando atrás la Plaza Nueva y la Catedral.

Ciudadela y su puerto tienen una magia que no sabría explicar.

Continuamos el paseo por su fotogénico puerto (Instagram) y regresamos sobre nuestros pasos para cenar en Pizzería Roma (TripAdvisor)

Día 4

Tras el chasco del día anterior, probamos suerte de nuevo esta vez en Cala Turquesa y esta vez si que acertamos de lleno.
Esta vez si que disfrutamos completamente e igual que la vez anterior la inmortalizamos en una bella fotografía (Instagram).

No estamos en el Caribe. Es Cala Turquesa en Menorca.

Al no haber sitio donde comer regresamos a Cala Blanca a pie de mar, nunca mejor dicho, en el restaurante Sa Cova (TripAdvisor), desde el cual comimos viendo no solo la propia cala, sino los peces en el trasparente agua.

El restaurante Sa Cova se encuentra en un lugar privilegiado.

Día 5

De regreso al aeropuerto, compramos tres ensaimadas medianas en Es Mercadal. Como no las habíamos encargado, solo pudimos llevarnos tres medianas, la altura que permiten las aerolíneas llevar como equipaje de mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario